Recorrido en el Lagarto Rojo por los cañones rocosos

Lagarto Rojo por los cañones rocosos

El Lagarto Rojo es un tren, un tren muy especial que atraviesa las impresionantes gargantas por las que transcurre el río Selja. Llegó a Túnez durante la época del protectorado francés, a mediados del siglo pasado, como regalo al rey de Túnez. En la actualidad, es una de las atracciones turísticas a las que merece la pena apuntarse. 

El "lagarto", conserva todo el encanto y glamour de la época. Sus vagones pintados de rojo y su interior de madera recuerdan a las antiguas locomotoras del lejano oeste, y por supuesto, el árido paisaje contribuye a hacerte dudar sobre dónde estás. El tren es casi la única manera de introducirte entre los imponentes cañones agrestes de esta zona del país, previa a los grandes arenales del desierto. Túneles que atraviesan las montañas de roca rojiza, desfiladeros con el oscuro río al fondo y alguna palmera perdida que anuncia un pequeño oasis. Un trayecto inolvidable.

El tren sale de la localidad de Metlaoui (al sur de Túnez, entre Gafsa y Tozeur) y hace un recorrido de ida y vuelta que dura algo menos de dos horas. Cuenta con un agradable vagón restaurante de la "época" y con servicios. Sale domingos, martes y jueves a las 10:00 y lunes, miércoles y viernes a las 10:30. El precio del viaje es de 20 dinares adultos y 12 niños. La compañía tunecina de ferrocarriles, ofrece otras excursiones con el tren como protagonista, por ejemplo, existe la posibilidad de combinar el trayecto en el lagarto con una visita al oasis de Tozeur (sin duda una buena idea).

Si te animas a la aventura ve con suficiente tiempo de antelación porque puede haber problemas para conseguir asiento (sobre todo si coincides con algún grupo organizado).
Foto: oviceversa