Excursión al lago de sal Chott el Jerid

Chott el Jerid - lago de sal - Túnez

Entre Douz y Tozeur se encuentra el lago salado más grande de África. Chott el Jerid es una inmensa extensión de más de 5.000 metros cuadrados de agua y sal que crea un paisaje sorprendente y cambiante.

Totalmente seco en verano, o con pequeñas lagunas y riachuelos durante la época de lluvias, el extraño lago resulta fascinante. La llanura salada es casi una representación de "la nada", capaz de provocar las más diversas reacciones. Sólo una carretera atraviesa la planicie salada y permite ver los montículos de sal y el suelo seco que cambia de color según la composición del terreno. Los cristales de sal, bajo el sol implacable, crean espejismos y hacen que el paisaje resulte absolutamente sorprendente. La vista se pierde hasta el infinito sin vislumbrar otra cosa que la imponente extensión de sal, sólo alterada, tal vez, por una barca abandonada o por un montículo curiosamente de otro color. A mitad de camino podrás hacer una parada en el pequeño "puesto" pensado para los turistas que se adentran en el misterio del lago. Aquí podrás comprar las típicas rosas del desierto y otros souvenirs, además de abastecerte de la preciada agua.

Cómo llegar al lago salado de Chott el Jerid

La mayoría de los viajes organizados que visitan el sur de Túnez incluyen atravesar el Chott el Jerid. También puedes hacerlo por tu cuenta en alguno de los luages que hacen el recorrido desde Douz o Tozeur o bien en coche de alquiler. Si has decidido hacer un safari por el Gran Sur recorriendo los distintas poblaciones y oasis, no te pierdas cruzar  esta carretera y vivir una experiencia única.
Foto: imarigorta