Baños termales en Túnez

Jendouba

El termalismo en Túnez es una actividad de larga tradición. En este insólito país, en parte pedregoso y desértico, podrás encontrar más de 100 estaciones termales repartidas por todo su territorio, de norte a sur.

Algunos baños y manantiales se conocen y utilizan desde hace miles de años, desde la época de las civilizaciones cartaginesa y romana. De manera sorprendente, el agua surge en los lugares más insospechados, aguas con importantes beneficios medicinales que han hecho que Túnez cuente con un importante turismo termal que quiere aprovechar esas aguas minero medicinales capaces de tratar múltiples afecciones, desde el estrés hasta dolencias dermatológicas o aquellas relacionadas con el aparato locomotor.

Son muchos los balnearios en los que darte el gustazo de disfrutar de un baño capaz de renovar cuerpo y mente. En muchas ocasiones, estos establecimientos se han renovado e incluyen en su oferta de servicios los más variados tratamientos médico - estéticos, aunque lo importante sigue siendo el agua, que fluye de los manantiales naturales a temperatura variable ( superando en ocasiones los 50 grados). Las ciudades balnearias más importantes de Túnez son la localidad costera de Korkobous, cerca de la turística Hammamet, con sus famosas siete fuentes, perfectamente adaptadas al actual turismo termal, y el pequeño pueblo de Hamman Mellegue, entre Le Kef y Mahdia, con sus magníficos baños árabes de origen romano, toda una experiencia.

La oferta no acaba aquí. Por todo el país, los manantiales naturales surgen en oasis y pedregales. Nefta, en medio del desierto, es otro ejemplo de como el agua puede sorprender con su presencia en los lugares más inhóspitos. También, muy cerca de la capital a unos 30 km. al suroeste, se encuentra Jebel Oust, con su conocida estación termal, y algo más alejada, cerca de Tabarka, puedes descubrir los manantiales ( más de diez) de Jendouba alrededor de los cuales se ha  creado distintos balnearios que ofrecen los más variados tratamientos.

Disfrutar de los beneficios de las estaciones termales de Túnez puede ser una magnifica opción para compaginar cultura, historia y relax. Todo ello sin olvidar la oferta tunecina en cuanto a baños árabes tradicionales (hammans), más que un baño, un verdadero ritual de descanso y bienestar (tienes algunos en la misma medina de Túnez), y los centros de talasoterapia, capaces de aprovechar los beneficios del agua marina que regala el Mediterráneo.