Qué hacer en Túnez: 10 visitas imprescindibles

Desierto de Túnez

Es difícil elegir 10 visitas imprescindibles en Túnez y todo depende del tipo de viaje que tengas planeado: cultural, de aventura, de relax y playas... pero algunas de las cosas que no debes perderte son:

1. Medina de Túnez. Patrimonio de la Humanidad y con más de 700 monumentos y edificios de interés en su interior. Un viaje fascinante para descubrir la esencia de Túnez entre sus calles laberínticas y sus distintos zocos en los que rebuscar y regatear hasta conseguir aquello que ha llamado tu atención.

2. Nouvelle Ville. Acércate al Túnez más actual y recorre la arteria principal de la ciudad moderna, la avenida Habib Bourguiba hasta la Plaza de la Independencia, clave en la historia reciente del país.

3. Sidi Bou Said. Encantadora localidad encaramada en un acantilado a muy pocos kilómetros de la capital, con sus casas blancas de ventanas y puertas azules. El Mediterráneo en todo su esplendor.

4. Coliseo de El Djem. El cuarto anfiteatro más grande del mundo, imponente y magnífico.

5. Kairouan. Ciudad santa del Islam donde se guarda la esencia espiritual del pueblo tunecino. Visita imprescindible a su Gran Mezquita.

6. Tras la huella de antiguas civilizaciones. Las ruinas de Cartago, la "Roma africana" en la ciudad de  Dougga  o la enigmática Kerkouane  te darán algunas pistas del poderío de la tierra tunecina durante siglos a la hora de controlar el codiciado Mediterráneo.

7. Un día de relax en las hermosas playas tunecinas. Hammamet, Soussé, Monastir, Mahdia o la costa de la cercana islade Djerba. En cualquier caso, aguas turquesas y arena blanca en paisajes de ensueño.

8. Incursión más o menos extensa en el desierto. El imponente Sáhara está a un  paso. No pierdas la ocasión de acercarte a alguno de sus secretos. Los oasis de Tozeur, Douz o Nefta, te dejarán huella.

9. Un viaje en el tiempo. Retrocede siglos mientras visitas las casas subterráneas y excavadas en la roca de Matmata o El Haddej.

10. No tengas prisas y disfruta del ambiente en una tetería tradicional, donde degustar un delicioso té a la menta y alguno de los dulces típicos de la repostería tunecina al olor del humo de las tradicionales y aromáticas cachimbas. Otra manera de medir y considerar el tiempo.