Kairouan

Kairouan - Túnez

La cuarta ciudad santa del Islam (Kairouan) no posee el atractivo de la costa tunecina pero sí esa mezcla de espiritualidad e importancia histórica que la convierte en un destino con algo muy especial. El Túnez más auténtico, el que conserva sus tradiciones y creencias, se ve en cada una de sus calles.

Qué ver y qué hacer en Kairouan

El tesoro de Kairouan es su Gran Mezquita, tan importante para los musulmanes que puede llegar a sustituir su mandamiento de acudir, al menos una vez en la vida, a la Meca (si peregrinan tres veces a la mezquita de Kairouan). La mezquita es grande, imponente y con aspecto de fortaleza. Puede visitarse (únicamente) su gran patio interior, con la armoniosa galería porticada desde donde ver de cerca su espléndido minarete de tres cuerpos. A la sala de oración no tienen acceso los no musulmanes. Si en todas las mezquitas se exige respeto y una indumentaria apropiada y "recatada" (¡ojo con los shorts!), aquí más. La visita a la mezquita puede realizarse de lunes a jueves de 08:00 a 14:00 y la entrada, que permite acceder a otros monumentos de la ciudad, cuesta 6 dinares.

Kairouan, fundada en el siglo VIII por las tribus aglabitas, es un lugar lleno de rincones con encanto que poco tienen que ver con los destinos turísticos de playas y donde no te puedes perder algunos de sus principales monumentos. Su antigua medina amurallada merece un buen paseo. Entretenidos zocos en los que regatear para adquirir una alfombra, un artículo de cuero o metal o una bonita pieza de cerámica; mezquitas, mausoleos y antiguo palacios que rememoran la época de mayor esplendor de la ciudad. No te pierdas el mausoleo Sidi Abib, del siglo XIV, con sus magníficos techos en madera y sus paredes decoradas con filigranas de yesería y la llamada Mezquita de las Tres Puertas. No se visita pero fíjate en su esbelto minarete de aires andaluces. Mención especial merece la mezquita mausoleo de Abou Dhama, más conocida como la mezquita del barbero, ya que, aquí están los restos del que fuera compañero del profeta Mahona quien, según se dice, guardaba celosamente un mechón de cabello del profeta ( tres pelos). Además de la anécdota, en esta mezquita podrás ver un magnífico ejemplo de arte islámico en forma de maravillosos azulejos y yeserías.

Cómo llegar a Kairouan desde Túnez ciudad 

Si quieres ir por tu cuenta a Kairouan puedes hacerlo en louages desde Sousse o Hammamet. Desde Túnez lo mejor es tomar un autobús de la compañía SNTRI. No hay estación de trenes.

Foto: MasDenia.com