Djerba

Vistas de la playa de Djerba en Túnez

La isla de Djerba se encuentra en el golfo de Gabés, al suroeste de la costa de Túnez y es un paraíso en el que poder combinar las visitas culturales con el descanso y la práctica de numerosas actividades, especialmente deportes acuáticos.

Sus magníficas playas, de arena blanca, palmeras y aguas turquesas, es uno de sus principales atractivos. Sidi Mahrez, Seguia o Sidi Bakour son algunos de los enclaves turísticos, a pie de arena, dotados de una excelente infraestructura hotelera pensada para el relax y el disfrute del maravilloso paisaje mediterráneo. La isla, además, ofrece otros atractivos que invitan a recorrerla para descubrir todo su encanto.

Qué ver y qué hacer en Djerba

Houmet Souk es la capital, una tranquila y pequeña ciudad en la que vale la pena perderse por sus tradicionales mercadillos para realizar algunas compras y adquirir artesanía local: alfarería, cestería, alfombras...

En el interior, el paisaje cambia y te permitirá descubrir la Djerba rural. Los extensos olivares, las casas tradicionales, llamadas menzles, y los rebaños de cabras contrastan con la turística costa. Visita la localidad de Er Riadh, donde se encuentra la sinagoga de Ghirba, una de las más importantes de África. Como contraste, también verás en las distintas localidades incluidas en tu recorrido numerosas mezquitas que dan fe de la tradición islámica de la isla tunecina. Fíjate en su arquitectura, diferente a la de las mezquitas del continente. Sus minaretes son mucho más pequeños y su diseño recuerda más a una fortaleza. Algunas de las más importantes son la Mezquita de los Turcos, la de Sidi Brahim o la Mezquita Barchucha.

Otras construcciones que llamarán tu atención son los antiguos fuertes que sirvieron para proteger la codiciada isla de los ataques padecidos durante siglos (romanos, turcos, españoles...). El más interesante es Bordj el Kebir (en el puerto cercano a la capital). Puede visitarse en horario de 08:00 a 19:00 durante los meses de verano y de 09:00  16:00 el resto del año).

Al sur de la isla merece la pena descubrir el pequeño pueblo de Guellaba, donde se concentra el mayor número de artesanos dedicados a la delicada alfarería de Djerba. También es interesante visitar el yacimiento arqueológico de Méninx, antiguo asentamiento fenicio donde también podrás ver los vestigios de lo que fuera la antigua calzada romana, El Kantara, que, hace siglos, unía la isla con el continente.

Cómo llegar a Djerba desde Túnez ciudad 

Puedes llegar a Djerba en avión ( aeropuerto de Mellita, a seis kilómetros de la capital, con vuelos directos desde Túnez) o en barco, tomando el transbordador que sale desde Djorf y llega al puerto de Adjim, el más importante de la isla.